Volga es una maravillosa modelo, preciosa, con un cuerpo fabuloso, atlética y encantadora. Lo demostró desde el primer segundo, con una sesión inicial que ya fue una majestuosa apertura con las piernas completamente rectas y hacia atrás, atada por los tobillos a las barras laterales.

Volga lo hizo muy fácil. Sus dotes deportivas y su carácter competitivo y ganador hace que sea sorprendente ver su facilidad y su comodidad en una posición que yo no lo intento, realista de que para mí es del todo imposible. Decidimos los brazos abiertos atada a la barra superior. Con esa elegancia de los brazos levantados buscamos mostrar su figura atlética digna de elogiar, con sus femeninos músculos potentes muy definidos, y aprovechando la amplitud hicimos enfoques frontales y ligeramente laterales, con la variedad que los fotógrafos estamos obligados a trabajar.

Cinco minutos, y cambiamos de posición. ¡Increíble la elasticidad de Volga! ¡Extraordinaria! ¡Se merece miles de adjetivos insuperables!. Verla en acción siempre es maravilloso. Volga esta atada, de pie, con la pierna de apoyo en el suelo atada a la barra de la barandilla y su otra mano de apoyo atada a los barrotes horizontales, Volga levanta la pierna al cielo, apuntando recto hacia arriba con el dedo pulgar del pie, y con el increíble mérito de tener su mano izquierda atada al tobillo de la pierna levantada.

Yo no llego. Lo intento, y no paso de la rodilla. Yo no llego ni con grua. Sin embargo, Volga levanta la pierna directa. Dos segundos, o quizá menos tiempo, y arriba. ¡Increíble! ¡Miles de aplausos y ovaciones! ¡Y aguanta! Se quedó con la pierna arriba, y nos permitió hacer fotos desde muchos ángulos.

Tras este segundo posado de pocos minutos, fascinados por la sobresaliente elasticidad, Volga decidió buscar un nuevo posado, y bajamos a la parte baja de este mirador de paisaje. Allí, con las manos atadas juntas, pasamos la cuerda a lo alto de la barandilla, tensa, con los brazos de Volga mantenidos en alto por la cuerda. Atamos otra cuerda a un tobillo, y con la soberana elasticidad de la modelo subimos la pierna hacia arriba, con la cuerda reptando por encima del mirador. ¡Subió arriba! ¡Muy arriba! Volga decía que podía más, y más, y nosotros le hicimos caso. Ella es la profesional en esta virtud atlética de lujo.

Se consiguió en ese escenario una imagen muy atractiva, donde combinaban todos los colores, su lencería roja, su pelo rubio, su piel blanca, el verde de la maleza y el azul del cielo, que ayudaban a entender la asombrosa altura de su pierna.

En un cambio de lugar vimos un banco que parecía hecho a la medida exacta para que Volga nos impresionara con una apertura perfecta de piernas. La altura de Volga quedaba perfecta en ese banco, para un posado perfecto como es una abertura muy superior a las piernas rectas y abiertas. Volga supera incluso los 180 grados. Una vez abierta, puede incluso levantarlos hacia arriba.

¡Impresionante! Estábamos asombrados, y lo hizo con una facilidad maestra. Estaba cómoda, y quedó en la mejor posición para estar atada con los tobillos a los laterales del banco y los brazos atados a la espalda. El sol le daba de frente, con una luz diurna muy buena. Su bonita media melena rubia, su sensual lencería roja y las cuerdas rojas, adornaron una asombrosa imagen fotográfica, y el resultado fue una magnífica sesión fotográfica.

17 Galleries
70 Free Pictures

43 Galleries
162 Free Pictures

03 Galleries
 
08 Free Pictures

09 Galleries
23 Free Pictures

05 Galleries
15 Free Pictures

08 Galleries
19 Free Pictures

07 Galleries
15 Free Pictures

04 Galleries
10 Free Pictures

03 Galleries
 
05 Free Pictures

06 Galleries
14 Free Pictures

© 2017 - 2018 Exotic Bondage.com