Hace un mes os publicamos las fotos de Thyffany Young atada y sentada desnuda encima de un caballo sin silla, y hoy ponemos otra galería con caballos. En esta ocasión, hemos hecho las fotos con la modelo de pie, desde tobillos hasta hombros, con los brazos atados a la espalda, y tres caballos a su alrededor.

He buscado unas fotos bonitas, impresionantes, en contacto la modelo y el caballo, ambos transmitiendo confianza y cariño. Se tocan, están juntos, y también hice fotos con la modelo entre tres caballos. Vuelvo a decir que hay que saber de caballos para hacer estas fotos, por seguridad de todos, de la modelo y de los caballos, y que nadie sufre ningún daño, molestia y ni tan siquiera estrés.

Es una sesión fotográfica mucho más sencilla que las fotos del mes anterior. El punto imprescindible es saber de caballos y ser profesionales con los caballos. Es un ser vivo que hay que cuidar, mimar y escuchar, y ambos, la modelo y el caballo, deben de estar perfectos.

Hay muchos espacios para hacer fotos. Es una finca gigantesca de propiedad privada, pero elegí esta pista porque queda oculta de miradas ajenas desde cualquier sitio. Aquí, como en toda la finca, los caballos están libres y dan vueltas. Tienen su propio carácter, su propiedad, y van y vienen por la vista. A veces no había ningún caballo, a veces se acercaba un caballo, y a veces se acercaban los tres caballos. Nos adaptábamos a su ritmo. Buscan comida, rastrean el terreno aunque lo conocen de sobras, y buscan las sombras, porque los caballos se acaloran mucho. También sudan como los humanos, sí, pero los caballos no pierden la temperatura tan rápido como nosotros, y muchas veces buscan las sombras.

Destaco, para ser exacto, que son yeguas. Siempre decimos caballos cuando vemos estos animales, pero muchas veces son yeguas, incluso en competiciones deportivas. Aquí hay sementales de verdad, y no podrías hacer estas fotos con un semental en perfecto estado y una yegua en celo. No lo para nadie al semental. Los sementales son muy territoriales, y en estos casos ya te puedes apartar. El semental es una potencia descomunal de la naturaleza.

Veréis una fotografía donde dos yeguas miran de lado, con el cuello levantado y muy atentas. Es la sexta foto. No pasa pada, no es ningún problema. Simplemente, han escuchado un semental, que está a centenares de metros, pero se oye muy fácil, y las yeguas se centran en la llamada del semental, aunque sea por curiosidad. Es la naturaleza.

Ha salido unas fotos que me han encantado, a mí y a la modelo.