Habíamos trabajado todas las suspensiones atada del día, y teníamos planeada terminar el día con una sesión de dos chicas atadas juntas, en una sesión bondage con aire erótico o erotismo en sí, sensual, tierna, atractiva, que al fin y al cabo estamos en el siglo XXI y el erotismo y la sensualidad nos acompaña desde que vivíamos en las cavernas prehistóricas.

En aquella época supongo que el erotismo sería enseñar los pelos del pecho, ¡no tengo ni idea! En mi website son las cuerdas, y esto no es ningún escándalo. Lo escandaloso es ver que en este siglo actual se sigue con la hipocresía, los prejuicios y unos aires puritanos vergonzosos y ridículos peores de los que hubieron en civilizaciones arcaicas, escritas en la historia de la humanidad.

Fue una sesión sencilla, fácil y rápida. El sol comenzaba a irse, y haber hecho antes tres suspensiones te deja cansado, porque el bondage, real, profesional, es cansado. Yo siempre digo que esto es como hacer deporte, si se hace bien.

La idea que se me ocurrió para hacer la sesión fácil fue las dos modelos colocadas de frente, sentadas con las piernas dobladas en un claro de espacio iluminado ya por el tenue sol de ese atardecer. Le daba una luz distinta a la foto, casi más apropiada para esa sensualidad y erotismo que queríamos trasmitir.

Las dos modelos, Alexia Storm y Tenjou23, están atadas con los tobillos juntos, las manos atadas a la espalda, vestidas con ropa interior sexy de color negro, amordazadas ambas con una mordaza roja, y un crotchrope entre sus piernas. El crotchrope es como se conoce a una técnica de las ataduras, que consiste en pasar la cuerda entre las piernas de las modelos, por encima del clítoris. Si la modelo está desnuda, se coloca entre los labios vaginales. Se suele hacer esta técnica porque esta cuerda roza el clítoris, y crea excitación. También depende de la sensibilidad de la modelo. Hay chicas que no les hace efecto, pero también hay muchas chicas que con esta atadura consiguen el orgasmo. ¡Depende de la chica!.

Hicieron el posado de besarse con las mordazas, de acariciarse, y de compartir la sensualidad, cada una dentro de sus formas expresivas. Esto también es bondage. Esto es diversión, es emoción, es intensidad, es sentimiento, y quedó una sesión muy emocionante de puro sentimiento bondage.