Siempre buscamos nuevas ideas y fotos originales, y esta semana hemos hecho una nueva sesión de fotos bondage atada desnuda encima de un caballo sin silla.

Esta es una sesión complicada, porque las garantías de seguridad deben de ser máximas, para la modelo y para el caballo también. El caballo es un ser vivo, y son unos animales fantásticos. Su nobleza es sorprendente. Aquí viven con mucho espacio en grandes recintos abiertos, y en estas condiciones los caballos se desarrollan con mucha naturalidad. Tienen su instinto, tienen su carácter, su personalidad, y cada día es diferente. Cada día hay que ver cómo está el caballo.

Hay que saber de caballos para hacer estas fotos, porque la modelo y el caballo no pueden sufrir ningún tipo de daño o estrés. ¡Ninguno de los dos! ¡Las mejores condiciones para ambos! Los caballos son un animal extraordinario y precioso, y es un animal muy delicado y sensible. Se asustan y se ponen nerviosos muy fáciles, y esta es una de las razones por las cuales estas fotos son complicadas.

Otro detalle complicado es que la modelo está sentada desnuda sobre el caballo sin silla, y tiene las manos atadas a la espalda. El equilibrio es difícil. Sentada en esta posición se puede resbalar, y es vital que el caballo esté tranquilo, confiando en la persona, y que la modelo sepa sentarse. Aún así, los caballos pueden reaccionar ante situaciones como la picada de un tábano, y la reacción nuestra debe de ser en décimas de segundos. Aquí no se puede esperar ni un segundo. ¡Real! La caída sería casi desde los dos metros de altura, y eso no puede ocurrir jamás. Nunca hemos tenido un accidente, y esta vez tampoco, y ha salido todo genial. ¡Todo salió perfecto! ¡Estaba todo planificado y preparado!.

También fue difícil atar a la modelo ya sentada encima del caballo. No podía atarse la modelo antes de subirse, porque se podría generar estrés al caballo, y aquí se adoran los caballos.

La sesión fue corta, aproximadamente unos diez minutos, por la seguridad también del caballo. Los caballos se acaloran mucho, y les cuesta mucho perder la temperatural corporal y la calor. Sudan como nosotros, pero no bajan temperatura tan rápidos como las personas, y no es bueno estar quietos en el sol. Igualmente no están quietos. Se van moviendo. Es la naturaleza de los animales.

Si entendéis de caballos os habréis dado cuenta que es una yegua. Siempre decimos caballos, pero muchas veces son yeguas, incluso en competiciones deportivas. Hay sementales cerca, pero con los sementales es una imprudencia muy peligrosa hacer estas fotos. No se puede. Son muy fuertes, puro carácter, muy territoriales, y si ven la yegua ya te puedes apartar, porque son una fuerza impresionante de la naturaleza. Son sementales, y de verdad.

Cabe decir que la yegua de las fotos es muy mansa, muy cariñosa, es preciosa y muy noble. Yo confío mucho más en la yegua antes que en millones de personas. La gente le pueden dar por el culo. No me fío de nadie. La yegua sí tiene mi confianza.