Outdoor Bondage. Hemos conocido una nueva modelo, Musa, una chica muy divertida y muy simpática, y fuimos a hacer una sesión outdoor bondage por la montaña. Buscamos un prado soleado, porque ya sabéis que a mí me encantan las fotos con sol, para resaltar el tono rosa de las cuerdas con el verde de la naturaleza. Ahora estamos en una época difícil para tener colores verdes intensos, porque en nuestro país tenemos una prolongada sequía. Llueve muy poco desde hace meses. Los ríos están bajando mucho de caudal, y hay mucho tallo seco y amarillento de los árboles y los hojas de todos los bosques y parajes rurales. Espero que llueva pronto, porque la lluvia y el agua es riqueza y salud, y me encanta que llueva, y tiene que llover mucho, porque hay mucha sequía.

Musa se tumbó sobre el prado. Buscamos dónde podía colocarse, porque las piedras rascan, y las hierbas secas pinchan y dan picores sobre la piel desnuda, y encontramos este espacio donde podía estar tumbada con mayor comodidad.

"Bondage outdoor con Musa atada en un prado de las montañas"

Comenzamos atando las manos a la espalda por las muñecas. Es mucho más sencillo comenzar atando las manos con la modelo de pie, que tenga movilidad con las piernas y se pueda pasar las cuerdas con facilidad, porque fuimos haciendo un arnés rodeando su cuerpo, y al mismo tiempo quedaban las manos junto la cintura. Es ir dando giros con las cuerdas, y un día ya haré algún vídeo tutorial sobre ataduras y arneses en mi canal de YouTube, porque explicarlo escrito es muy largo y aburrido, y es mejor mirar las fotos.

Una vez atadas las manos, los brazos y el cuerpo, atamos sus piernas atadas en frogtied, y decidí también atar los dedos gordos de cada pie en las mismas ataduras porque las cuerdas son muy largas y permiten esta ventaja. Queda bonito y es un frogtied distinto a la clásica atadura de las piernas. Después, añadí la mordaza, amordazada con un ballgag rojo, y durante veinte minutos estuvimos haciendo las fotos desde varios ángulos.

Las ataduras son firmes, bien atada y muy cómodas. La dificultad de la sesión para la modelo es el sol, que le daba a los ojos, porque para tener yo buena iluminación el sol debe de estar detrás de mí, pero para la modelo es casi imposible abrir los ojos. Musa lo aguantó perfecto, y con los ojos cerrados en bondage salen muchas fotos con posados eróticos y sensuales. Esto no es la foto con el pastel de cumpleaños o los turistas en una terraza de bar en la playa. ¡No, no!. Esto es bondage, y los ojos cerrados es muy expresivo también.

Hicimos fotos tumbada, también de rodillas, y otras fotos en que yo le pedí que hiciera fuerza empujando hacia arriba, que es la primera foto, para enseñar en la foto lo máximo que pueda estirarse. Así podéis ver vosotras y vosotros también hasta dónde dejan estirarte esas ataduras.

Nos lo pasamos muy bien, y nos ha encantado conocer a Musa, que tiene una actitud genial para modelo. Yo siempre digo que la imagen es importante y la actitud es imprescindible, y Musa lo tiene todo, imagen, diversión y actitud, y han quedado unas fotos muy bonitas.