Estas balas de paja redondas son muy grandes, altas y pesan mucho. No pueden moverse empujando, y no giran solas. Tampoco resbalan sobre la tierra. Es por su gran tamaño y peso. Su seguridad en este aspecto es máximo.

Nuestra idea fue subir a la modelo encima de la bala de paja, y tumbarse boca arriba siguiendo la curva de la bala de paja. Alexia tiene una figura preciosa, delgada, y quedaba genial en esa posición, desnuda, uniendo el color de su cuerpo al del paisaje.

Colocada la modelo en posición, atamos sus muñecas y sus tobillos. Tres cuerdas laterales caían desde sus ataduras hasta debajo de la bala de paja. Clavamos las cuerdas debajo, pero no fue fácil, porque es casi imposible levantar ese inmenso, y la escena era muy estética, atada, amordazada y desnuda sobre esa bala de paja redonda.

Esto es ambiente rural, lleno de insectos, y le picó a la modelo un tábano que yo no había visto jamás. Yo me crié en naturaleza. Mi infancia estuvo muy llena de ríos, bosques y campos. Crecí, jugué, comí y aprendí toda mi vida en estos parajes, y tengo miles de historias, pero nunca había visto ese tábano. Los viajes de la gente por todo el mundo, unas migraciones humanas desbocadas, el cambio climático, y las políticas que han prohibido los abonos naturales reales de los campesinos de toda la vida, han provocado también la presencia de insectos que yo no había visto jamás. Sólo picarle a la modelo le salió un apreciable hilo de sangre, y podéis comprobar el hinchazón en su pierna.

No voy a retocar la picada. No voy a borrarlo. Es una demostración de cómo la gente está destruyendo el orden de la naturaleza, y esto es muy peligroso. Las cuerdas no son peligrosas. El daño al orden de la naturaleza sí lo es. Hoy en día, estos tábanos están presentes en estos campos rurales, y su picada es terrible, muy dolorosa, y hace sangre. Hace años no estaba este tábano. Hace años no teníamos el mosquito tigre, que nos ha acribillado este verano por los bosques y cascadas. ¡Y podría continuar con miles de ejemplos!. El cambio climático no es sólo la temperatura o el deshielo. Es también cambios en la flora y el mundo animal.