Hemos hecho una nueva sesión de outdoor bondage atada en la granja.

Toda la semana habíamos tenido el cielo nublado o con muchas nubes, y estuvimos esperando un día bonito porque me encanta hacer las fotos con sol. Ese día estaba despejado, con apenas dos nubes anecdóticas en el horizonte. El viento hacia que el cielo tuviera un azul limpio, y la temperatura era muy agradable por el sol.

La idea de la sesión fue con la modelo atada en una de estas estructuras de hierros que parecen creadas para fantasías, aunque por tienen tienen otro uso real muy distinto. La modelo estaba tumbada boca arriba, vestida con un top y short militar, amordazada y atada por todos sitios. Los hierros permiten pasar y afianzar firmes las cuerdas de una forma muy fácil y segura. Esta atada con las piernas abiertas, atada a las barras laterales desde los tobillos hasta los muslos, sin poder abrir ni cerrar ni mover nada las piernas por la tensión exacta de las cuerdas y la dureza inquebrantable de los hierros.

Los brazos los tiene atados en alto, como abiertos en cruz, desde los hombros hasta las muñecas. Otras cuerdas van de un lado a otro, por encima de su cuerpo apresado contra esa estructura de hierro, con las ataduras ayudadas en ser mejores en los hierros que se unen por dentro, y que están debajo de su espalda.

Se podía hacer fotos desde muchos ángulos, y según el ángulo fotográfico el cielo aparece de un azul más oscuro o más claro. Hice fotos centradas en la modelo, en el escenario y otros enfoques en los que se puede apreciar nuestras montañas vecinas al fondo, con poca nieve este año porque ha nevado poco en un invierno que ha sido muy suave.

Es encantador estas sesiones lejos de la mierda de la gente, y donde al terminar te quedas rodeado de tranquilidad, paisaje, animales y naturaleza. Cada vez quedan menos rincones con este encanto, porque la gente es una epidemia que lo invade todo. Por esta razón, y otras cien mil razones más o menos, me da asco la gente. Os las explico en otras galerías, que no tengo ahora tanto tiempo para escribir.