Me había fijado en este poste indicador, y llevaba varios días en usarlos para alguna sesión fotográfica. Salvo excepciones, estos postes suelen encontrarse en bastante cantidad formando una línea en una dirección concreta, y su función es muy específica.

Nos sobraba una hora de tiempo. Las nubes de tormentas amenazadoras en las montañas del sur no iban a llegar, y decidimos hacer una sesión en este poste. Siempre nos encontramos los clásicos postes de madera en las zonas idóneas para hacer fotos. Buscábamos algún poste con formas muy distintas, y este poste nos ofreció la oportunidad de añadir diversidad.

De pie no podíamos hacer la posición, porque es un poste bajo. La modelo debía de estar sentada o en un posado similar, y escogimos el posado atada de rodillas, con las piernas atadas juntas en frogtied y las cuerdas rodeando las grandes piedras de la casa derrumbada. Seguían las cuerdas subiendo por su cintura, y atamos todas las cuerdas a la parte posterior del poste. De esta manera Alexia estaba firme atada al poste, sin poder moverse ni separarse del poste.

El último paso fue la mordaza y las manos atadas en alto, atadas las cuerdas a la parte trasera del poste y continuando atadas por encima de la flecha señalizadora, dando cuatro vueltas antes de cerrar los nudos. Resaltaban los tonos rojos de las cuerdas.

Mi toma preferida fue viéndose la casa derrumbada al fondo, y he publicado dos fotos con este enfoque fotográfico.