Es habitual encontrarnos objetos de todo tipo abandonados en zonas de terrenos. Aquí, en España, se les llama "terrenos" a aquellos trozos de tierra que miles de personas tienen para tener sus huertos, plantar sus verduras, hacerse una barbacoa, o darle usos de locuras de bricolaje, pero hay muchas más posibilidades. Cada persona usa su terreno para lo que él quiere.

Cerca de estos terrenos, o junto a éstos, te puedes encontrar de todo. Hemos visto coches abandonados, neveras, lavadoras, sillas, etc, pero la mayoría de ocasiones son maderas, que usaron para construirse su terreno y después han dejado tiradas.

Conocemos centenares de estos sitios. Mi infancia fue muchos años en la naturaleza, así que conozco muy bien estas costumbres de la gente, y fuimos a uno de estos centenares de miles de terrenos donde tienen madera apilada y tirada sin uso.

Había vigas, listones, tablones, varas y palets, todos de madera, y los posados que se me ocurrían eran interminables, pero también hay que tener el riesgo de estas maderas usadas y abandonadas. Están llenas de astillas de madera que se clavan en las manos sobre todo. Yo cuando era pequeño me había clavado muchas, y ahora ya adulto todavía me pasa. También hay clavos oxidados, porque se han usado para alguna obra rudimentaria, casi siempre en los terrenos cercanos, y sobresalen de las madera.

Hay que vigilar con estos clavos y estas astillas, y por eso decidí hacer la sesión con la modelo sentada en la zona segura, encima del palet. Pusimos las cuerdas adornando la parte del palet donde yo iba a enfocar frontal. Después atamos los brazos a la espalda de la melo, las piernas atadas como si estuviera meditando, atada de los tobillos a la cintura y atada por los muslos, y otra cuerda atando las piernas abiertas al palet. Pusimos el ballgag para hacer el bondage completo, y comenzamos la sesión.

Os he puesto cinco fotos de ángulos fotográficos variados para que podáis ver diferentes momentos de esta bonita sesión bondage atada al palet sobre la montaña de maderas.