Este bondage es un capricho fruto de mi imaginación pícara, perversa y juguetona. Es con la modelo atada dentro de la pala de un tractor, y me encanta el resultado.

Hace tiempo que tenía pensado hacer este photoshoots bondage, pero he preferido hacer primero las fotos que son más difíciles de trabajar, que son las de los caballos o animales en general, porque en pleno verano hace mucha calor y los animales se estresan, y es mejor trabajar con ellos a temperaturas que no sean muy calurosas. El fotoperiodismo también me ha ocupado mucho tiempo, pero ahora ya he tenido tiempo libre para esta idea mía.

La modelo está atada desde los tobillos hasta los hombros, con cuerdas por los tobillos, por debajo de las rodillas, por encima de las rodillas, por los muslos, las muñecas, los antebrazos y los hombros. Las rodean la rodean por completo, con los brazos pegados a los costados, y he puesto cuerdas cruzadas por los huecos interiores, porque así le doy mayor presión y quedan los brazos firmes a las lados. Sin esta cuerda los brazos resbalan por las cuerdas, y no tienen ninguna efectividad.

Las cuerdas son nuevas. He comprado nuevas cuerdas para ir variando de colores y texturas. Son de un precioso tono fucsia brillantes, son muy visibles, y me encanta su estéticas. Son muy finas y se tiene que atar con mayor firmeza para conseguir la misma efectividad, pero aunque se apriete más son muy suaves y muy cómodas.

Otro detalle que busqué para hacer diferente la sesión e ir trabajando nuevas ideas es que usé como mordaza esta cinta adhesiva militar. La modelo está vestida con ropa militar, y así hace conjunto con la cinta con la que esta amordazada.

Tenía muchas posibilidades en esta galería. Podía haber levantado la pala de la grúa y estar más levantada. La modelo podía hacer muchos posados distintos y variar su posición. Había muchas posibilidades, pero tengo más ideas y las usaré en otras galerías que haremos más adelante, para no sobrecargar de ideas una misma sesión. Soy una persona muy creativa con muchas ideas.