Hacía un día espléndido por ser invierno. Quedarte en manga corta, en estas fechas del año, en estas montañas, casi parece una locura, pero debe de ser por el cambio climático que hemos tenido uno de los días más caluroso que recuerdo en pleno invierno, en estas montañas. No estamos en temperaturas de verano, pero a pleno día se ha estado bien.

El sol daba muy recto. Es invierno, y está bajo todavía. No está en su momento más bajo tampoco. Ahora todavía se pone por detrás de las montañas vecinas, muy cerca de su cima, y siempre me ha parecido que tiene como una iluminación distinta este sol. Crecí rodeado de naturaleza, y desde pequeño he pensado que tenemos distintas luces solares, según el paraje, la altitud o la fecha del año, por ejemplo, muy probablemente en este caso por cruzar el sol la humedad que hay entre las montañas, pero esto es sólo una opinión nacida de mi observación.

Era un buen día para hacer fotos. Iba a ser rápido, porque en dos horas caía la noche, y la temperatura sin el sol se desploma en invierno. Fue vestida de militar, sin perder mucho el tiempo en adornos que hoy no hacían falta, creando una especie de armbinder con las cuerdas para hacer unas ataduras distintas, y elegimos de escenario estar cerca de las vacas.

Las vacas es un animal con el que ir en cuidado porque pueden pisar, o incluso se aprietan entre ellas si la modelo está en el centro. No tienen miedo a los animales. Los animales de granja no tienen miedo a los humanos. Es incluso por normativa, y lógicamente se acercan a las personas. Suelen atrapar el pelo, tiran de él como si fuera comida, y pueden tirar a la persona al suelo porque el tirón es muy fuerte. Pueden llegar a arrancar una parte grande de cuero cabelludo. Su lengua no es como un ternero. Es muy áspera. Los animales suelen tener lenguas ásperas, pero la vaca, por su gran tamaño, es muy áspera, y sus lamidas en el cuerpo de la modelo pueden ser dolorosos. Además, no es un animal muy limpio. A veces decimos que son tontas, pero sé de historias en las que las vacas son más inteligentes que los humanos. Comparado con algunos o algunas idiotas, no es muy difícil tampoco.

Por eso decidí las fotos fuera del muro. Igualmente, dentro está asqueroso y muy sucio, y no se puede NUNCA entrar descalzo. Es una temeridad. Una herida en el pie abierta puede provocar una infección grave.

Quedaron bien y me parecen divertidas. Fue un día regalado de invierno, y queríamos hacer unas fotos simpáticas y curiosas, y he publicado sobre todo las fotos donde las vacas sacan las lenguas para tocar a la modelo. Tienen una lengua enorme. Hay que darles distancia. Fue muy divertido.