Aprovechamos todo el día, por a paliza de kilómetros y conducir. Buscar escenarios bonitos implica que las fotografías de bondage outdoor piden profesionalidad todo el día, y esta fue la tercera sesión del día en este escenario gigantesco. La quinta foto es una fotografía anecdótica donde hemos querido enseñar la proporción casi real entre la modelo y el escenario. ¡Y todavía no se ve todo el escenario completo! Es el doble de largo, y en esta quinta foto falta sus dos metros finales de altura, que sí podéis ver en otra galería fotográfica publicada también en nuestra web.

La idea fue un simple hogtied. El hogtied es quizá una de las posiciones más famosas usadas en bondage, tanto a nivel profesional, como en las fantasías personales de cada uno y una. Es una posición sensual, es muy fácil de hacer, es rápida, transmite de una forma muy visual el erotismo de la indefensión atada y la inmovilidad, no requiere tener muchas cuerdas, y es muy efectiva.

Para esta sesión, Alexia se cambió la camiseta y vestía con un sujetador de estilo camuflaje militar, junto con sus pantalones militares, y amordazada con el ballgag rojo.

Nosotros nos centramos en captar sobre todo el hogtied atada, y también hicimos tomas de enfoque abierto, tal como podéis ver abarcando a lo ancho los arcos, o en un enfoque mucho más abierto, enseñando la grandeza del escenario, hasta un límite donde por supuesto se pudiera ver, aunque fuese pequeña, muy pequeña, la modelo atada.