Outdoor Bondage. ¡Es barro! ¡Es barro! ¡Que nadie vea cosas raras! Es el barro que se forma por la lluvia, y además Thyffany me contó que le había curado a una velocidad vertiginosa una herida en su piel, pero no os vamos a hablar de estos detalles, que después la gente le salen mil locuras de la cabeza. Estos detalles del barro son personales entre Thyffany y yo.

"Atada en el barro"

La dificultad fue atar a la modelo en el barro, porque el barro de estas características resbala. ¡Y mucho! Es como patinaje, y hay que ir en cuidado de no caerse, pero la idea era buscar el barro impregnado en su piel, y este tipo de barro se adhiere con mucha facilidad.

Thyffany esta atada sobre el barro con un fácil hogtied que ya hemos hecho otras veces. Son unas ataduras muy buenas para esta sesión concreta, pero las cuerdas quedaron hechas una mierda, hablando claro. Tardamos cinco días en poder limpiarlas y volver a ser blancas, pero algunas cuerdas estaban como teñidas, no se iba el barro, se han deshilachado al lavarlas, y las hemos tenido que quitar porque han perdido tensión, firmeza y fuerza. No importa. Tenemos más de un kilómetro de cuerdas, real, sintéticas, de algodón, rojas, fucsias y de cáñamo. Las cuerdas blancas son las menos importantes, porque los tonos blancos brillan con el sol, y nosotros hacemos mucho outdoor. Por eso hemos usado blancas en el barro. Quedó genial.