Tractor Bondage. En medio de los campos nos encontramos esta cosechadora toda sola y parada. Esto es muy poco habitual, casi insólito, porque estos vehículos son muy caros, y no se dejan solos. No lo había visto nunca.

Nos acercamos por si había algún problema, ya que en el mundo rural hay muchos accidentes, pero no había nadie. Me fijé que la pala estaba desenganchada, y eso significaba que la cosechadora se había averiado. Este no es un modelo moderno, y no es de las cosechadoras más grandes, pero igualmente estas máquinas tienen averías muy comúnes. Por ejemplo, cuando cortan la colza se les enreda en la pala, sobre todo si la colza se recoge verde por riesgo a lluvia o tardanza en secarse, y hay que parar y desenredar todos los enredos, que son peores que unas cuedas liadas.

"Bondage rápido en el campo aprovechando la cosechadora estropeada"

Imaginé que el agricultor había ido a buscar material para repararla, y aprovechamos a toda velocidad para hacer una sesión bondage atada en la coscechadora. Teníamos que controlar todos los campos abiertos de visión, para poder ver de lejos si venía el propietario. Imaginaros que llega y se encuentra una chica desnuda, amordazada y atada en la cosechadora. ¡El susto de su vida! ¡Y podría ser un problema grave! Es mejor prevenir que curar.

Las fotos salían impresionantes, con la modelo atada desnuda en la cosechadora, en medio el campo, con el cielo azul y todo el paraje rural. Había mucha tensión y no podíamos bajar la guardia ni un sólo segundo, porque en cualquier momento podía venir el propietario, o quizá algúnt técnico a repararla. Hay que controlar la lejanía. Hay que tener un margen de cien metros como mínimo. Hay que controlar los caminos que conducían hacia nosotros. No es nada fácil.

Estuvimos haciendo las fotos durante quince minutos, y salieron preciosas. Parece un tanque militar, pero no, no. Es una cosechadora. Nos encantaron, y la modelo como siempre sale espectacular.