Tractor Bondage. Hoy hemos hecho fotos bondage en la nave garaje con esta fabulosa máquina agrícola de grandes dimensiones y mucha potencia. Para las personas que no lo conocéis, os hablaré de este arco que se ve encima de la carrocería. Quizá os parecerá extraño, pero esto es un cañón. Dicho de una forma muy breve, rápida y resumida en un par de líneas, esta máquina tritura y corta la cosecha. Todo el cereal cortado circula por su interior, y sale como si fuera un chorro de agua de un palmo de grosor, pero no es agua, sino la cosecha cortada y triturada. A su lado, en la gran mayoría de los casos, circula un tractor con remolque abierto por arriba, que es donde arroja toda la recolección.

Esta maquinaria es brutalmente cara, aunque hay cosechadoras mucho más caras, y cualquier avería vale una fortuna. En líneas generales, nada es barato en los tractores. Nada. Ni la gasolina, ni cambiar los neumáticos, ni los tornillos. Es maquinaria exigente en todos los aspectos que hay que cuidar muy bien.

"Atada sobre la rueda de esta máquina recolectora de cosechas"

Thyffany se subió en la rueda posterior. No tenía mucho espacio, porque la estructuras de hierros ocupa parte de espacio, y una parte de la rueda queda debajo de su carrocería. Apenas tiene poco más de un palmo donde sentarse, y además esa rueda supera el metro y setenta centímetros de altura. Es muy alta, pero Thyffany ya tiene mucha experiencia de años, y sabe hacerlo. Ella sabe colocar el pie, dónde impulsarse, por dónde subir, y sobre todo cómo mantenerse, porque todo el rato está la tendencia de tumbarse a la izquierda, porque la carrocería de la máquina empuja hacia fuera.

Una vez asegurada y puesta en posición, puse sus piernas juntas atadas por los muslos, las rodillas y los tobillos, y como me sobraba un tramo de cuerda hice también los dedos gordos de sus pies atados juntos. Los brazos los tiene atados juntos a la espalda, con las manos atadas, de tal forma que podía cambiar de posición y hacer varios posados. Pusimos la mordaza, y comenzamos a hacer las fotos desde varios ángulos, para que podáis ver cómo es esa máquina al completo, incluido su frontal y sus palas al posterior. No es época de cosecha, por lo que la máquina estara parada muchos meses, y ahora no se saca del garaje. Todo es caro con estas máquinas desde el mismo momento en que se enciende el motor, y ahora está aparcada, pero también queda impresionante su enorme tamaño aquí en el garaje. Fue una sesión muy tranquila y fascinante.